Los industriales dormidos

Uno lee el título de este nuevo hilo de BIMgo!!!, y se pregunta: ¿Qué me querrá contar este tipo? ¿Qué historia es esta de los industriales dormidos?

Pues ni más ni menos que la percepción que tengo desde que estoy en este mundo cuasi freaky del BIM y su metodología, que más allá del interés que puede tener cualquier técnico por la innovación y las nuevas tecnologías, sorprende que el acercamiento a este nuevo mundo o diría más… UNIVERSO, los Ingenieros Industriales e Ingenieros Técnicos Industriales estén todavía en la cama en un sueño profundo, mientras otros campos de la ingeniería de la construcción ya llevan tiempo (por no decir años) con los pies en el suelo y caminando a sus anchas aprovechando las virtudes de la metodología BIM.

«El BIM no está de paso, ha llegado aquí para quedarse«

¿Por qué los otros ya están de píe y caminando?

La pregunta no es fácil de contestar, probablemente los amigos de BIMrras, serían los primeros en decir que ellos tienen una respuesta (bromas aparte), yo estoy convencido que el problema es una cierta comodidad a lo ya establecido, es decir, a no tener demasiados deseos de cambio y estar conforme con su posición actual, y no pensar más allá que en lo que está haciendo ahora cada industrial a nivel de ingeniería.

Es tremendamente frustrante cuando te cruzas con algún compañero industrial que hace tiempo que no ves y le empiezas a comentar sobre el tema BIM y que has terminado un máster… Y empiezas a ver como le va cambiando la cara. En los casos más benévolos, te comentan que han escuchado algo, o que ha leído un artículo o que sabe de algún curso de iniciación online que estaba pensando cursar. Pero eso es en el caso de tener suerte, lo normal y sangrante es cuando te comenta el colega que: “Es eso que están haciendo los ARQUITECTOS, ¿no?” o que simplemente que no va con ellos o “¡Ah! Ni idea… ¿Y de qué va eso?”.

¡Y… la cosa no queda ahí!

Lo más inquietante es lo de nuestros colegios profesionales regionales (lo quería poner en mayúscula y en negrita, pero creo que no se lo merecen); ya que sorprende que en la actualidad no existan más actividades en torno a esta metodología… Bueno, debo de abrir un paréntesis ya que el COGITI (estos si se merecen las mayúsculas y estar en negrita) llevan años realizando cursos de modelado a través de herramientas BIM (ya todos imaginamos que no es Allplan), y debo de reconocer que mi primera incursión a este modo de trabajo fue con un curso de ellos impartido por Antonio Manuel Reyes Rodríguez de Wise Build de iniciación al modelado mediante Revit.

Pero hay que tener siempre presente que BIM no es solo modelar, es un trabajo colaborativo que debe implicar a varios agentes y los programas o aplicaciones que estos usen, tanto para la idea de federar o juntar los distintos modelos (arquitectónico, mecánico o estructural) y la pertinente interoperabilidad que ha de existir entre los distintos programas mediante los estándares del mercado para tal efecto.

«Creo que toca cambiar esa actitud pasiva y somnolienta, y ver la metodología BIM como una ventaja y no como un inconveniente«

La realidad… Ya se están cambiando las cosas.

En este caso no nosotros; sino los otros, Arquitectos, Ingenieros de Caminos, Topógrafos, que a nivel docente van integrando las plataformas o programas de modelado 3D y otras herramientas que facilitan los procesos de planificación y costes a su método de enseñanza, así como otras herramientas vinculadas con el BIM.

Nosotros, en cambio, empezamos con AutoCAD, como casi todos hace más de 20 años, salvo unos pocos que iban contracorriente y abrazaron Microstation (si, es verdad, ya tengo una edad pero todavía no uso bastón). En los últimos años programas de modelado como Solidworks Inventor, más centrados en la creación de modelos industriales (no critico el software, son muy buenos para ese tipo de trabajo), pero no han evolucionado todavía lo suficiente para la integración con el ecosistema de herramientas BIM.

Imagenes de AutoCAD v.12 bajo el sistema operativo MS-DOS y MicroStation

Es de Perogrullo que la actividad de los industriales no se centra exclusivamente en sectores de la misma denominación, sino que son enormes las tareas que se pueden abordar en espacios urbanos, y en particular en la edificación, como las instalaciones de agua de abastecimiento y evacuación, la electricidad, la climatización, la ventilación, sistemas de ACS, suelos radiantes, etc. De todo ello, ya existen en el mercado una importante variedad de herramientas BIM que son capaces de calcular y dimensionar estas instalaciones e interpolar con los modelos de información, y que por supuesto, agilizan notablemente las tareas de los industriales, y que permiten el aligerado de la carga de trabajo, con el beneficio que implica el ahorro de tiempo.

Es evidente que para la extensión y normalización de la metodología BIM es clave que las instituciones docentes y el profesorado en general, y en particular en el caso de las escuelas de ingeniería industrial, vea este universo como aquellos visionarios que vieron que la necesidad de cambio del papel al CAD era una evolución que no tenía marcha atrás. De esta forma el cambia a nivel de empresa llegará de manera natural y no con calzador como está sucediendo hasta ahora.

Mi creencia.

Creo que toca cambiar esa actitud pasiva y somnolienta, y ver la metodología BIM como una ventaja y no como un inconveniente. Es fundamental que todos los agentes intervinientes en la ejecución de un edificio o instalación trabajen con herramientas que simplifique los procesos a nivel de diseño, ejecución y mantenimiento, etapas en las que el industrial no es ajeno, sino que es parte del hilo conductor que hace que el inmueble o instalación sea funcional, y para ello ya tenemos el BIM, que no está de paso, ha llegado para quedarse.

UN EJERCITO DE INDUSTRIALES POR DESPERTAR

Según las indicaciones de los portales CGCOII y COGITI, en España existen más de 200.000 Ingenieros e Ingenieros técnicos, sin contar los que están cursando estudios en estos momentos.

A este ejercito le toca levantarse con urgencia de la cama e iniciar su asalto a la metodología BIM. Con tres elementos claves para el desarrollo de este método de trabajo colaborativo:

1º Mejora y optimizar sus propias tareas con una forma de trabajar que facilita el entendimiento de la información, en particular a los clientes, y mejora el conocimiento de los proyectos en estudio.

2º Crea una mejor relación entre la fase de diseño y la de ejecución, minimizando los errores y equívocos.

3º La posibilidad de conseguir mejores sinergias con los Arquitectos que ya trabajen con la metodología BIM, con el beneficio mutuo que eso implica.

Teniendo en cuenta estos tres aspectos y muchos otros, toca darnos cuenta que la alarma ya esta sonando y hay que apagar el despertador para decir… ¡YA ESTAMOS AQUÍ!

No puedo terminar sin darte las gracias por estar ahí y dedicar unos minutillos de tu tiempo para leer este post, y si te ha parecido interesante suscríbete para que estés informado de las próximas entradas en BIMgo!!!

Deja un comentario

2 − uno =